... ¡¡¡Bienvenido al Blog site de Petosky!!! ... haz click sobre las siguientes tres imagenes y podras disfrutar de la vida y obra de un dibujante penquista ...

martes, abril 17, 2007

¡¡¿Dime quien fue?, Lucia!!

("cuentito chileno a la chilena")

Esta es la historia de un hombre que vivia como pescador en las afueras de Castro en Chiloe, al sur de Chile, por ahi por los montes donde la espesura de los arboles es comparable con la abundante cabellera de un trashero.

Este hombre se llamaba Mario Marioni Garcia y siempre recibia burlas de todo el campesinado que lo veía venir de los lejanos montes para ir de laburo a la mar, ya que debería como todos los pescadores vivir junto a la mar en la costa. - ¡Que estúpido, ese pobre diablo! - era el insulto mas decente que se pueda mencionar.
Este al cual también le decían Don Mario, era un hombre robusto de media estatura que relucía en sus facciones corporales una rara mezcla, un mestizo al fin y al cabo, pero era extraño ver como en el culturas y razas tan distintas como la araucana y la italiana se fusionaban y concordaban y formaban a un hombre único.
De su origen nunca hablo, ya que era muy reservado sobre sus asuntos personales. Bueno para el, el curanto y el vino blanco, las mujerzuelas y por supuesto las riñas; que casi siempre terminaban con el dando el primer golpe y luego con grandes carcajadas e insultos corría y corría hasta perderse en el oscuro horizonte nocturno de las colinas y praderas chilotas; raro para quien se engendro de dos razas que se caracterizan por su brabura y habilidad para el combate cuerpo a cuerpo; pero como saben el alcohol a veces nos hace caer en malas jugadas.
En uno de los cuantos días de pago en invierno, como de costumbre, Mario, bajo una leve llovizna entro a su cantina favorita, "la condena" decía un letrero arriba de su entrada, después de un rato ya con unas cañitas de mas en el cuerpo se levanto de golpe de su mesa y grito: - ¿¡¡LUCIA QUIERO VERTE, DONDE ESTAS!!? - Ella una de las prostitutas mas hermosas, aunque un poco antigua, de "la condena", extrañamente no trabajaba desde unos meses y Mario ya comenzaba a extrañarla.
Fue entonces hacia la barra a por la dueña de "la condena" y pregunto: - ¿¡Carlina, donde me teni a la Lucia, ah!?, responde que la hecho de menos!! - Y antes que la Carlina le respondiera, detrás de una cortina aparece Lucia con una mirada triste, como nunca la tuvo, y con la panza inflada.
De repente, silencio...

- ¿¡¡QUIEN TE HIZO ESO!!? - Lleno de ira Mario desembaino su corvo de trabajo y comenzo a apuntar a todo quien estuviera por delante, de pronto el silencio ya era en toda la cantina y como en una obra de teatro Mario y Lucia en el medio se miraban a los ojos, pero sin decir nada, Mario apretando sus dientes lleno de ira tomo y quebró una botella de vino y amenazantemente apunto a la lucia con ella y dijo: - ¿Quien? - Ella comenzo a llorar - ¡¡RESPONDE MIERDA!! - entonces bajo un silencio temeroso se escucho de sus lindos labios y con ojos sinseros y brillantes - ¡fue el "Trauco"! -

Unas inmensas carcajadas rompieron el silencio de "la condena" daba la impresion que hasta los pesacadores que seguian en la caleta escuchaban la inmensidad de carcajadas dentro de "la condena".

Derrotado dejo caer la botella quebrada y esquivando risas con burlas y la mirada de desolacion de Lucia, Mario salio de "la condena" camino y camino mirando hacia la costa a ver si aparecia el caleuche para que se llevara su ya existencia maldita. Deseando tener una botella de vino a su lado junto a los frondosos bosques de Chiloe, Mario se recosto en el camino y con la luna y las estrellas como testigos juro y rejuro a los dioses, a la naturaleza y hasta al diablo que el amor no existe y que se marcharia para nunca mas volver a la isla.
En ese instante escucho entre los alerces muertos y araucarias imponentes el sonido de una flauta artesanal y pisadas bruscas entre lo espeso. sin querer creer nada, Mario, sentia que su vejiga ya explotaria y sin pensar junto a una araucaria comenzo a hacer lo suyo.
Y fue cuando lo vio, sentado en un troncal derribado por el tiempo, un horrible y pequeño hombresito, como un hobbit o duende, con ropas de plantas y madera, llevaba un hacha de piedra en su espalda y tocaba una rustica flauta, que hacia un sonido como lejano.
Con el recuerdo bijente, con ira y algo de temor, Mario con corvo en mano y sin nada que perder se acerco al extraño duende y mientras sentia un hedor asqueroso y hasta paralizante el feo duende en menos de un segundo desbaino su hacha y comenzo a refunfuñar y frente a frente, Mario giro y con la adrenalina hasta las nubes no paro de correr y correr, se alejo y llego a la caleta y recobro un poco de aliento junto a la entrada de "la condena" tomo nuevamente su corvo, entro y antes que alguien volviera a reírse de el, patio una mesa y enterró su corvo en la barra, toma en brazos a Lucia que triste lo miro, entonces con conprensiva y feliz mirada, Mario le dice al cruzar la puerta de entrada: - ¡¡Hace mucho que debí sacarte de aca, no crees!!?

Lucia con lágrimas rio y lo abrazo y caminando hacia la luna, con Lucia en Brazos, se perdieron en el camino para nunca mas ser vistos por la misteriosa isla de Chiloe.


Fin


2 comentarios:

Anonymous dijo...

bUENO

PERO APRENDA A USAR LA PUNTUACION.

Nazgul Project dijo...

Buenisimo Petosky...eso si abogo al comentario anterior. Falta su puntuación donde corresponde. Idea, argumentos, y descripcion del entorno se lleva mi aplauso.

Que bueno que te hayas decidido canalizar de una vez por todas en expresar tu arte.

Naohtar